sábado, 31 de marzo de 2012

Calcula gratis cuanto más pagarás cuando suba la luz



Pulsa aquí para calcular gratis y en 1 minuto cuánto aumentará tu factura eléctrica mensual con las nuevas tarifas en vigor. Descubre también cómo reducirla y otros consejos para mejorar la economía de tu hogar.

Fuente: elmundo.es

El Gobierno sube la luz un 7% y aplica un recorte de 668 millones a las eléctricas

El Gobierno ha decidido reformar el sistema eléctrico con el objetivo de frenar y reducir el conocido como déficit de tarifa; el gasto en el proceso de distribución de la energía que no cubre la factura de la luz.

Así, el Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto Ley que reducirá los costes del sistema eléctrico en alrededor de1.700 millones y, paralelamente, aplicará una subida de tarifas que permitirá aumentar los ingresos del sistema en unos 1.400 millones.

El ajuste recaerá sobre consumidores y compañías eléctricas. Los primeros sufrirán aumentos en la factura de la luz del 7%, en el caso de los hogares, del 4,1% para pymes e industria media, y del 0,91% para gran industria.

La subida en la factura de la luz se aplica sobre la Tarifa de Último Recurso (TUR), la más común entre los hogares ya que cubre consumos mensuales de entre 3 y 10 megavatios. Por tanto, este aumento no recaerá sobre los usuarios abonados a las tarifas incentivadas por el Bono social, con consumos menores a esta cuantía.

Hachazo a las eléctricas
Además de subir la luz, el Gobierno aplicará un recorte del 12,5% en el importe pagado a las eléctricas por distribuir y transportar la energía, una partida que durante 2011 fue de 5.500 millones de euros. El ahorro para este ejercicio será de 688 millones de euros, según ha avanzado el ministro de Industria, José Manuel Soria.

La reforma también afectará al sistema gasista, con un aumento del precio del gas que pagan los hogares del 5%. Al igual que en el sistema eléctrico, existe un desajuste entre ingresos y gastos “ocasionado por la caída de la demanda y el alto ritmo inversor de los últimos años”, alega el Gobierno.

En este sentido, el Gobierno ha acordado la suspensión de nuevas plantas de regasificación en la Península, la suspensión de la autorización administrativa de gasoductos planificados o la modificación en la retribución de los almacenamientos subterráneos.

Por su parte, el precio de la bombona de butano, que utilizan casi diez millones de consumidores en España, subirá 45 céntimos de euro, un 2,96%, a partir del próximo domingo, 1 de abril, y se situará en 15,54 euros, según han indicado a Efe fuentes del sector.

Recortes en energía nuclear y carbón
Asimismo, la reforma eléctrica incluye un ahorro del 10% en las subvenciones a las centrales nucleares entregada en periodos de no funcionamiento, partida a la que se destinó en 2011 un total de 842 millones de euros. También baja un 10% las ayudas al carbón.

El pago a Red Eléctrica por transportar la electricidad, de 20 millones de euros, será afrontado ahora por los operadores, y no por el Estado como era habitual.

Por último, se emplearán unos 60 millones de euros remanentes de ejercicios anteriores de la Comisión Nacional de la Energía y unos 600 millones remanentes del Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE), según estimaciones.

Fuente: elmundo

viernes, 30 de marzo de 2012

Ahorrar agua: ¿Cómo diseñar una estrategia sostenible?



Ahorrar agua se convertirá en un intervalo de tiempo de 20 años, un prioridad. La disponibilidad de agua será 40% menor, mientras necesitará servir de apoyo a una población global creciente.

Esta fue la escueta advertencia del 2030 Water Resources Group, un grupo de expertos de la industria, académicos y ONGs, los cuales confeccionaron un informe a principios de año, detallando la escala de la inminente crisis de agua y la necesidad de ahorrar agua.

El reporte, titulado Trazando el futuro de nuestra agua, afirma que los requerimientos de agua global crecerán de 4.500.000 millones de metros cúbicos hoy, a 6.900.000 millones de metros cúbicos en 2030. Desafortunadamente, esta demanda está mucho más allá de la capacidad de las fuentes confiables, lo que quiere decir que, mientras que una gran inversión en nuevas infraestructuras serán esenciales, las empresas y los negocios tendrán que empezar a ahorrar agua.

Las causas de la falta de agua son complejas y numerosas, pero se podría decir que una creciente población mundial con ambiciones de más altos estándares de vida es la fuerza directriz detrás de la inminente crisis. La mayoría, alrededor de 97%, del agua del mundo es salada y del restante 3% que es dulce, 2% está secuestrada en los glaciares y los polos (por ahora). Esto nos deja solo 1% para satisfacer las necesidades de un planeta con hambre creciente de recursos y con problemas globales de agua potable.

Añádele los cambiantes patrones de lluvia que serán resultado probable del cambio climático, y habrá una receta para un desastre en las próximas décadas.

La escasez de agua ya está causando sufrimiento en los países en vías de desarrollo a causa de las extendidas sequías, mientras que las preocupaciones por la disponibilidad del suministro están también elevando los precios del agua a las empresas y a los consumidores en el mundo desarrollado. La amenaza de legislaciones más estrictas sobre el uso del agua, también podrían afectar a las empresas que ya luchan contra las emisiones de carbono y otras presiones ambientales.

Una respuesta a esta inminente crisis es aplicar las mismas formas de pensar que se han aplicado para combatir las crecientes emisiones de carbono y ahorro de agua. Eventos tales como El Día Mundial del Agua y World Water Week, que se celebra cada septiembre, están dirigidos a atraer la misma atención hacia el agua y que el carbono ha disfrutado en los últimos tiempos.

En verdad, hay enlaces obvios entre calentamiento global y la escasez de agua. Impredecibles y severos sistemas climáticos contribuyen a las inundaciones, la cuales, a su vez, nos llevan a la contaminación de los suministros de agua. Mientras, el acrecentado riesgo de condiciones de sequía significa, por su parte, que es probable que los suministros de agua subterráneos se deterioren en los próximos años.

Como con el carbono, el grado con el cual las compañías están actuando para desarrollar enfoques más sustentables del uso del agua, varía con el sector industrial. Por ejemplo, las compañías de alimentos y bebidas como Nestle y PepsiCo están dando pasos ya para mejorar sus credenciales de uso de agua, pero muchas otras industrias tienen una comprensión escasa de cómo la carencia de agua puede afectar sus negocios, a pesar de que hay industrias y cadenas de suministros que dependen totalmente de suministros de agua abundantes y confiables.

¿Qué debe hacer la empresa para enfrentar los riesgos asociados al agua
 y desarrollar una estrategia de agua sostenible?

El primer paso es aceptar que hay un problema. Dados los ahora frecuentes reportes sobre inundaciones que periódicamente dominan las noticias, es fácil considerar las sequías y la falta de agua como cuestiones ajenas, pero, de acuerdo con Agencia para el Ambiente, las fuentes de agua están ya bajo presión en muchas partes de Europa. Cifras recientes de la agencia sugieren que alrededor de 25 millones de personas en Inglaterra viven en áreas donde hay menos agua disponible por persona que en España o Marruecos, y se espera que la situación empeore en las próximas décadas, particularmente, en el densamente poblado sudeste.

El crecimiento global de la población que afecta las fuentes de agua a un nivel macro, de acuerdo con la agencia. Para el 2020, la demanda de agua en UK pudiera elevarse cinco por ciento o en 800 millones de litros de agua cada día. Los pronósticos de incrementos de la población, que son de alrededor de 15 millones para el 2051, presionarán aún más las fuentes de agua, advirtió la agencia.

“El agua es esencial para la vida y vital para nuestra economía” dice Ian Barker, jefe de agua de la Agencia Europea para el Medio Ambiente. “Pero el cambio climático y el crecimiento de la población nos dicen que en el futuro podría no haber agua suficiente en Inglaterra y Gales, a menos que comencemos a planear y actuar hoy ahorrando agua.

La Agencia para el Ambiente publicó un plan de acción el 15 de Marzo que hace una valoración del problema y propone algunas soluciones potenciales.

La solución más obvia, y el área que tiene más probabilidades de ser el centro de cualquier estrategia de las empresas con respecto al agua, es, para todos nosotros, usar menos agua, ahorrar agua. Baker está convencido de que recortes significativos del uso del agua solo se alcanzará a través de la cooperación entre grupos industriales, reguladores y la academia. “Necesitamos un enfoque común para administrar los suministros de agua y evitar una crisis de agua en el futuro”, alertó. Sin embargo, hay pasos que cada empresa puede dar para ahorrar agua y reducir sus facturas.

La Asamblea de Gales lanzó recientemente una guía útil detallando cómo desarrollar un plan para el uso sostenible del agua, o plan de reducción del agua, el cual aconseja que el primer paso debe ser trabajar en la aplicación del plan – ¿cubre una instalación o toda la economía? – y entonces, definir cuánto progreso debe ser medido.

“El agua puede fluctuar de mes a mes debido a muchas razones – por ejemplo, durante períodos tranquilos, cuando las tasas de producción son más bajas de lo normal – así que puede ser difícil establecer el éxito de un plan de reducción de agua” afirma la guía. “Se deben usar cálculos como ´metros cúbicos de agua usada por tonelada de producto´ para trabajar sobre la reducción del uso del agua, independientemente de otros factores. Los especialistas en sostenibilidad del agua, EnviroWise, tienen una herramienta paramonitorear el agua, que las compañías pueden descargar gratis para que les ayude a dar seguimiento a su uso.

Otros elementos imprescindibles son identificar qué personal estará involucrado con el esquema, y que trabajen mancomunadamente en un cronograma y en establecer objetivos claros. “Usted también podría proponerse objetivos en la reducción de agua en varios estadios del programa, por ejemplo, un 20 por ciento de reducción después de seis meses y una posterior reducción de 10 por ciento después de 12 meses” aconseja la guía.

A niveles prácticos, la forma más simple de reducir el uso de agua es hacer una revisión de las instalaciones de agua y arreglar todas las fugas. Similarmente, la revisión de los sistemas de calefacción y aire acondicionado, para hacerlos más eficientes, también puede ayudar a recortar el gasto de agua.

Nuevos inodoros más eficientes en el uso del agua, urinarios y vertederos sin agua en los cuales se inyecta aire a través de las llaves, también pueden ayudar a ahorrar agua; y muchas compañías verdes han comenzado a instalar los llamados sistemas de agua gris, los cuales cogen el agua de lluvia y la usan para propósitos que no incluyen beberla, como los inodoros.

Como con las iniciativas con el carbono, también se plantea el objetivo de involucrar al personal en el ahorro de agua. Los hoteles usan frecuentemente letreros para fomentar que no se desperdicie agua en tareas inútiles, como el lavado innecesario de toallas y ropa, y el mismo mensaje puede utilizarse en otros ambientes.

La tecnología para el monitoreo del agua es otra herramienta útil que se está haciendo muy popular. Aunque todavía no tan usada como los medidores inteligentes de agua, los expertos esperan que los medidores de agua en tiempo real puedan, de manera similar, contribuir en grandes recortes del uso de agua. Los servicios públicos podrían implantar tarifas en los medidores de agua, las cuales premien a los consumidores y empresas que hagan un uso sustentable.

Los medidores de agua existentes también pueden jugar un papel importante en reducir el uso del agua, de acuerdo con la guía de la Asamblea de Gales. “Frecuentemente subutilizados, los medidores de agua son uno de los más importantes componentes en tu lucha contra el malgasto de agua”, afirma la guía. “Pueden ayudar a identificar y aislar las fugas y derrames, y controlar el uso del agua en determinados momentos o procesos particulares.”

El agua puede no ser tan abundante como una vez fue, pero, afortunadamente, no hay falta de asesoramiento e información para las empresas que son serias en sus intenciones de tratar de conservar este recurso vital.

Lista de Businessgreen.com
  • Medir el uso del agua existente. 
  • Trabajar en el alcance del plan. 
  • Identificar objetivos para disminuir el uso de agua. 
  • Ubicar salideros y otras fuentes de desperdicio de agua, como los sistemas deficientes de calentamiento y aire acondicionado. 
  • Instalar equipos para el monitoreo de agua, tecnologías de medición del agua y enfoque de las utilidades en tarifas apropiadas y ahorros. 
Fuente Businessgreen.com |greenbiz.com

Las plantas nucleares podrán producir hidrógeno para combustible

La tecnología para llegar a la famosa “economía del hidrógeno” ha estado disponible desde hace tiempo aunque podría comenzar producciones comerciales en ésta década. La famosa “economía del hidrógeno” es una era basada en el hidrógeno como combustible que sustituya a la gasolina, el diésel y otros combustibles fósiles, aliviando las preocupaciones acerca del petróleo extranjero y la contaminación del aire. Según a informado recientemente un científico, esta tecnología ha estado disponible durante décadas y podría comenzar a comercializarse próximamente.

Hablando en San Diego en la 24a Reunión y Exposición Nacional de la American Chemical Society (ACS) el 27 de marzo, Ibrahim Khamis, Ph.D., describió cómo el calor de las centrales nucleares existentes podría ser utilizado en un esquema más económico de producción de hidrógeno, con plantas futuras construidas incluyendo la producción de hidrógeno. Él está con la Agencia Internacional de Energía Atómica(OIEA) en Viena, Austria.

“Hay un interés rápidamente creciente en todo el mundo en la producción de hidrógeno a partir de plantas de energía nuclear como fuente de calor”, dijo Khamis. “La producción de hidrógeno utilizando la energía nuclear podría reducir la dependencia del petróleo para aprovisionar de combustible a los vehículos de motor y el uso de carbón para generar electricidad. De este modo, el hidrógeno podría tener un impacto beneficioso sobre el calentamiento global, ya que quemar hidrógeno libera sólo vapor de agua y no dióxido de carbono, el principal gas invernadero. Habría una dramática reducción de la contaminación”.

Khamis dijo que los científicos y los economistas en la OIEA y otros países, están trabajando intensamente para determinar cómo los actuales reactores nucleares -435 están en funcionamiento en todo el mundo- y los futuros reactores de energía nuclear, podrían llegar a la producción de hidrógeno.

La mayoría de la producción de hidrógeno en la actualidad proviene de gas natural o carbón, lo que resulta en emisiones de dióxido de carbono de efecto invernadero. En una escala mucho más pequeña, parte de la producción viene de un proceso más limpio llamado electrólisis, en el que una corriente eléctrica que fluye a través del agua divide las moléculas de H2O en hidrógeno y oxígeno. Este proceso, denominado electrólisis, es más eficiente y menos costoso si el agua se calienta primero para formar vapor, con la corriente eléctrica pasando a través del vapor.

Khamis dijo que las centrales nucleares son ideales para la producción de hidrógeno porque en ellas se produce el calor para transformar el agua en vapor, y la electricidad para romper las moléculas de vapor de agua en hidrógeno y oxígeno. Los expertos ven a la generación actual de centrales nucleares con la posibilidad de una electrólisis de baja temperatura las que podrían aprovechar los bajos precios de la electricidad durante las horas de menor actividad de la planta, para producir hidrógeno.

Las futuras plantas, diseñadas específicamente para la producción de hidrógeno,utilizarían un proceso de electrólisis más eficiente de alta temperatura, o estaría acoplada a procesos termoquímicos, que están actualmente en investigación y desarrollo.

lunes, 26 de marzo de 2012

La casa ideal del siglo XXI ahorra hasta el 90% del consumo eléctrico

El módulo habilitado de vivienda premiado por la UE

La cofundadora de Noem, Rosa Vilarasau, explica cómo es la casa ideal del siglo XXI. «Es una construcción eficiente energéticamente, con sentido común», apunta. En la actualidad, un tercio de la energía consumida en Europa va destinada a mantener, climatizar y hacer funcionar las construcciones, nos explica Vilarasau, quién quiere poner fin a esta práctica a través de su proyecto «Construir la casa ideal del siglo XXI: móvil, flexible y sostenibles», que se ha hecho con el Premio Europeo de Espíritu Emprendedor. En este ámbito, la empresa catalana Noem ofrece construcciones hechas a base de módulos que se pueden combinar y personalizar, dependiendo de las necesidades de los consumidores.

España, un país con poca tradición en materia de construcciones eficientes y sostenibles, se abre hacia un mercado que aún no está contemplado, y que, tal y como comenta la co-fundadora de Noem, «esta eficiencia es muy necesaria para reducir el impacto medioambiental. El 95% de eficios tienen pérdidas energéticas y, por ello, el potencial de ahorro es enorme». La madera de pino blanco, un elemento clave de la vivienda eficiente que ofrece Noem, es un material que la empresa recoge de los «bosques sostenibles» de Cataluña. El hecho de trabajar con materiales naturales y técnicas de bioconstrucción les permite que «los edificios sean nulos o casi nulos en emisiones de CO2».

La empresa también cuenta con otro tipo de edificaciones, las fijas, de más envergadura, que funcionan como primera residencia y que Vilarasau califica de «casas sanas», que siguen siendo sostenibles y están hechas de materiales renovables. Los clientes de este tipo de viviendas «quieren vivir en una construcción eficiente porque saben que la energía no hará más que aumentar y hay maneras inteligentes de gastar muy poco».

En cuanto al tiempo de construcción de estas «casas ideales», es de 8 semanas y de cuatro días de montaje. En esta línea, Vilarasau afirma que «ahorramos mucho impacto que se produce en la construcción clásica» y con ellas se sitúa entre las empresas «más prometedoras» en éste ámbito, dentro del marco de los proyectos centrados en las energías renovables.

Eficiencia, rapidez y versatilidad

Desde un planteamiento que parte de la eficiencia, la rapidez y la versatilidad, Noem espera emerger como un referente dentro del sector. Vilarasau comenta que «hay un concepto equivocado sobre las casas de madera, muchos piensan en un estándar de baja calidad y eso no es lo que ofrecemos». Añade, en relación a los materiales con los que trabajan, que «la madera es un material noble y potente que aquí no se ha valorado, hay mucha madera y no hay un mercado que la aproveche».

La cofundadora de Noem, que afirma que el Premio Europeo de Espíritu Emprendedor le ha dado más credibilidad a este mercado, explica lo que ha supuesto para Noem este galardón: «Un reconocimiento a un trabajo de investigación y de desarrollo junto a muchas empresas locales, una victoria en equipo». Además, gracias a su proyecto ganador «La Casa Ideal del siglo XXI», la empresa tendrá la oportunidad de entablar contacto con empresas punteras de la Unión Europea y de «desarrollar ciertos aspectos tecnológicos en los que queremos incidir especialmente». Vilarasau cree que el galardón les permite «poder seguir actuando, pero a un coste más asequible y con una base mayor, más sólida».

Gracias a este tipo de viviendas, nos explica Vilarasau, desaparece el concepto de «hipoteca energética» que arrastra a cualquier persona que vive en una construcción clásica, con este concepto de vivienda sostenible que funciona sin estar conectada a ningún suministro, el consumo energético se gestiona sobre unos mínimos y se ve reducido en un 90%, en comparación a los edificios clásicos.

Bombillas un 18% más eficientes

Cuando compramos una bombilla, generalmente usamos parámetros como la cantidad de energía que consume, pero, en ningún caso, tenemos en cuenta qué tanto alumbra o la optimización que ésta hace de la energía eléctrica. Un grupo de investigación, promovido por la Empresa de Energía de Bogotá (Codensa) y la Universidad Nacional de Colombia, ha desarrollado un dispositivo electrónico que busca la iluminación óptima de las bombillas de bajo consumo, siguiendo parámetros de ahorro y eficiencia energética.

Para que una bombilla funcione, la energía alterna de la red eléctrica debe pasar por una tarjeta o balasto electrónico, que hace las veces de interfaz entre la fuente de corriente y la bombilla. Dicho balasto, cumple la función de conversor a corriente continua y su eficiencia se encuentra en la cantidad de energía entregada o absorbida. Sin embargo, durante el proceso, un gran porcentaje de la energía se desperdicia o distorsiona.

Lo que plantea el grupo de investigación de potencia de la facultad de ingeniería electrónica de la Universidad Nacional de Colombia (UN), es un dispositivo electrónico que disminuye la cantidad de energía que se pierde durante el proceso de transformación energético. Las lámparas dotadas con la nueva tecnología presentan un 18 por ciento más de eficiencia de las que usan el balasto tradicional. Esto es posible gracias a que contiene un mecanismo correctivo que toma la onda de corriente de entrada de la red y la transmite a la bombilla en la misma forma y fase de voltaje, aumentando la eficiencia.

Jorge Leal, coordinador de este grupo de investigación, argumenta que dicho "dispositivo contiene componentes electrónicos que le permiten manejar la energía, y así, acondicionarla a una carga electrónica, como la de una bombilla". Lo que se ha desarrollado, dice Leal, "es un arreglo electrónico, de tal manera que haga parecer a la red eléctrica que esta bombilla se comporta como una resistencia pura. Esto aumenta la eficiencia, porque no hay desperdicio en la generación eléctrica en diferentes frecuencias en las que no se utiliza. Y lo que hace, es aumentar la eficacia del dispositivo".

Leal considera que este avance permitirá a las empresas sobredimensionar la generación en las subestaciones, evitando mayor gasto energético en el proceso de distribución eléctrica. El desarrollo de esta propuesta tardó un año y el grupo investigador espera producir 240 bombillas con la nueva tecnología para hacer una implementación a gran escala y masificar el mercado.

Luminosidad y oferta

Por otro lado, esta misma facultad a través del Laboratorio de Ensayos Eléctricos Industriales (LABE) trabaja desde 1988 realizando pruebas de eficacia en la luminosidad y la resistencia de las bombillas, brindando las mejores opciones a los consumidores y verificando que lo que anuncian los fabricantes es correcto.

Francisco Amórtegui, docente de Ingeniería Eléctrica de la UN, indica que los consumidores deben tener en cuenta qué bombilla comprar, dependiendo del uso que se le dará. Los consumidores deberían comprarla en función del lumen (lm) y no del vatiaje (W) (el primero es la unidad para calcular el flujo luminoso y el vatio es la unidad de potencia eléctrica); por ejemplo, si se trata de una lámpara de mesa es necesario que no tenga escape de luz y que sea dirigida, pero si es para un salón se necesita que la luz se esparza.

En el caso de los fabricantes, sostiene Amórtegui, "...los datos que contienen los empaques de los productos lumínicos tienen que ser verídicos y se debe estar alerta a ciertos productos. Actualmente se estudian los leds azules con metrail de fósforo, porque estos dejan salir luz muy intensa para el ojo humano."

En suma, la investigación realizada por el grupo de ingenieros de la Universidad Nacional de Colombia y sus proyecciones, redundarán en el mejoramiento y uso de la energía en ámbitos domésticos, industriales y comerciales, y en el ahorro de la misma, contribuyendo a la reducción de la contaminación visual y al bienestar de los consumidores. La investigación y la ciencia, encaminadas hacía el aprovechamiento de los recursos energéticos, se convierte en una necesidad y una obligación para nuestras sociedades, más aún, en los tiempos de crisis y de escasez de recursos energéticos en los que vivimos hoy día.

Fuentes: Twenergy / Universidad Nacional de Colombia / © imagen: Víctor Holguín

miércoles, 21 de marzo de 2012

Propuestas para mejorar la eficiencia energética


Las medidas son:

1. La única forma de ahorrar está en mejorar la eficiencia energética de los edificios. Actualmente el único camino de reducir los gastos en los inmuebles es mejorar su eficiencia energética sin disminuir los servicios comunes que vinieran disponiéndose. Además, el ahorro que se genere se consolidará de manera permanente para ejercicios futuros. Es ahorro de presente y futuro.

2. Implementar una Auditoría Energética obligatoria en los edificios. Para potenciar la eficiencia energética en los edificios es necesario que las Administraciones Públicas regulen la obligatoriedad de efectuar una Auditoría Energética por parte de los propietarios. De no ser así y por lo tanto dejándolo a la voluntad de los propietarios, se tardará bastante tiempo en lograr que una mayoría amplia de inmuebles obtengan la etiqueta de edificios energéticamente eficientes.

3. Potenciar los métodos de financiación y subvención para la implementación de soluciones de eficiencia energética. En la mayoría de las actuaciones es necesario obtener una financiación previa para implantar las medidas que generan ahorro, siendo éste el principal obstáculo. Igualmente desde las Administraciones Públicas debe facilitarse esta financiación, ya que, según nuestra experiencia, los créditos ICO no son todo lo eficaces que sobre el papel parecen, pues al asumir el riesgo las entidades financieras privadas, éstas no pueden formalizar las operaciones por entender que las comunidades de propietarios no tienen personalidad jurídica. Este nuevo sistema de financiación necesario que deben habilitar las Administraciones Públicas tiene que ser compatible con la actual regulación de subvenciones.

4. Aplicar un IVA reducido o superreducido en todas las iniciativas de eficiencia energéticaen edificios. Fijar que a cualquier actuación que mejore la eficiencia energética de los edificios le sea aplicable el IVA reducido del 8 %, sin establecer que el coste de los materiales no puede exceder del 33 % de la base imponible de la operación, como sucede con la regulación vigente. Es decir, que actualmente cuando los materiales superan el 33 % del total del presupuesto de ejecución no puede aplicarse el 8 %, debiendo tributar todo el presupuesto al 18 %. En resumen, si se mantiene la regulación actual una gran mayoría de las actuaciones que mejoran la eficiencia de las instalaciones térmicas seguiría tributando al 18 %, afirmación que es extensible al resto de las medidas de mejora de la eficiencia energética, como por ejemplo, iluminación, ascensores, etc.

5. Conseguir ampliar la garantía de productos e instalaciones para que cubran el periodo de amortización. Actualmente el plazo de garantía es de de 2 años, salvo que voluntariamente el instalador ofrezca otro, circunstancia que rara vez se produce. Es necesario que se establezca que el plazo de garantía de los equipos y mano de obra de las actuaciones que mejoren la eficiencia energética en los edificios tengan un plazo de garantía superior, bien ampliando el mismo hasta 5-7 años, bien referenciándolo al plazo de amortización de la inversión. Esta medida dará seguridad en la toma de decisiones por parte de la propiedad de cada inmueble.

6. El plazo de amortización de los procesos que mejoran la eficiencia energética debe ser de 3 a 5 años, como máximo 7 años. Recomendar que aquellas actuaciones que tengan un plazo de amortización superior a 7 años, en principio, puede que no sean aconsejables, siendo el plazo óptimo entre 3 y 5 años.

7. Unificar la legislación para aclarar los procesos técnicos y burocráticos. Actualmente existe una diversidad de normativa (Código Técnico de la Edificación, proyecto del nuevo Reglamento de Instalaciones Térmicas de Edificios, proyecto de la certificación energética de los edificios, el plan de ahorro y eficiencia energética 2011-2020, etc.), que por sí misma ofrece inseguridad al usuario y consumidor final de servicios energéticos, circunstancia que desaparecería si todo este marco normativo se refundiera en un solo texto legal.

8. Las empresas que suministran energía tienen que aplicar una tarifa especial a los edificios eficientes. Un incentivo claro que animase a la propiedad del patrimonio inmobiliario a la implantación de medidas de ahorro en base a la eficiencia energética de los edificios sería que una vez obtenida la etiqueta de edificio energéticamente eficiente las distribuidoras de energía aplicaran unas tarifas, tanto en el término fijo como en el variable, con un descuento o bonificación sobre sus precios base.

9. Crear conciencia de ahorro energético en toda la comunidad de propietarios. Con el fomento de actuaciones para que el parque inmobiliario sea energéticamente eficiente, a partir del cual conseguiremos:
  • Ahorro, tanto desde la vertiente del interés particular como desde el interés general.
  • Los usuarios y consumidores finales dispondrán de más recursos económicos que podrán destinar a otros fines.
  • La nación en su conjunto gastará menos en energía y por lo tanto podrá invertir estos recursos en otros ámbitos o sectores económicos.
  • La implantación de las medidas para mejorar la eficiencia energética supondrá la creación de empresas especializadas y la creación de cientos de nuevos puestos de trabajo tanto por las mercantiles existentes como por las de nueva creación.
  • Es una nueva vía para potenciar la salida de la actual situación de destrucción de empleo y empresas, de crecimiento económico negativo y de la tónica generalizada de desánimo social.
  • En resumen, ahorro energético es sinónimo de: mayores recursos, nuevos puestos de trabajo, creación y consolidación de empresas, creación de riqueza tanto en defensa del interés particular como general.

10. Incrementar las campañas de divulgación informativa que impliquen y hagan partícipe al ciudadano. Aunque las distintas Administraciones Públicas destinan recursos a la divulgación de campañas informativas que indican los beneficios del ahorro energético, éstas resultan, en ocasiones, ineficaces toda vez que no motivan la participación e interactuación ciudadana.


El Gobierno subira el recibo de la luz desde abril

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha anunciado este jueves, en declaraciones a los medios en el Pleno del Congreso, que el recibo de la luz subirá a partir del 1 de abril para cumplir con los recientes autos del Tribunal Supremo.

Estos autos revierten las dos últimas congelaciones trimestrales del recibo y obligan a refacturar la factura de luz a cerca de 29 millones de consumidores desde octubre del año pasado para recoger los costes reales de la actividad eléctrica y, con ello, evitar que se genere déficit de tarifa.

Soria aseguró que su departamento aún no conoce la “horquilla ni los porcentajes” en los que debería subir el recibo de la luz en su primera revisión trimestral de este año.

En todo caso, el ministro aseguró que “se equivoca radicalmente” quien piense que el cumplimiento de los dictámentes del Supremo recaerá “en la espalda de los consumidores”, ya que el Gobierno está preparando varias medidas para recortar los costes del sistema eléctrico y, con ello, suavizar las subidas.

Tras los autos del Supremo en los que se da la razón a las eléctricas que denunciaron al Gobierno por no subir su tramo del recibo de la luz, el Ministerio deberá “incrementar el precio del recibo de la luz”. “Lo previsible es que desde el 1 de abril haya un incremento de la tarifa”, ha afirmado Soria.

Eso sí, ha asegurado que “no todo va a ser a cuenta del consumidor” ya que la Secretaría de Estado de Energía “reducirá los costes”, sobre todo los conocidos como peajes, más allá de limitarse a aumentar ingresos. Sin embargo, no ha precisado qué porcentaje de subida se aplicará a cada posibilidad.

“El incremento de las tarifas actúa sobre uno de los componentes, que es de los ingresos, pero hay otro componente importante, que son los costes, y tenemos que reducir la otra parte, la de los costes”, aseguró el ministro, antes de aludir a las medidas que prepara el Gobierno en este sentido.

Los “objetivos” en los que trabaja el Ejecutivo, señaló, son “cumplir los autos del Supremo” y, “en segundo lugar, no hacer recaer el cumplimiento ese auto en su totalidad sobre los consumidores”, anadió.

Fuente: europapress

Guía de Refrigeración del Hogar

Llega el verano y la subida de las temperaturas eleva considerablemente la demanda de electricidad en nuestro país. Muchas familias se resignan a mantener en constante funcionamiento los aparatos de aire acondicionado de sus hogares, sin tener en cuenta que la aplicación de una serie de medidas de aislamiento y la elección del equipo de refrigeración más adecuado, pueden ayudar a ahorrar hasta un 30% del consumo energético.

La refrigeración es uno de los principales consumos energéticos de una vivienda, representando un 11% del consumo eléctrico nacional: los 3 millones de hogares equipados con aire acondicionado disparan la demanda de electricidad diaria en verano entre las 15 y las 18 horas.

Con unas medidas sencillas para el aislamiento adecuado de tu hogar, junto con un equipo de refrigeración eficiente en el uso de la energía, lograrás sentirte cómodo en casa y al mismo tiempo conseguirás ahorrar hasta un 30% en tus consumos de energía.

Medidas de aislamiento
  1. Aislar bien todos los cerramientos de tu vivienda puede conllevar ahorros energéticos y económicos de hasta un 30%.
  2. 2. Si estás pensando en cambiar los cristales, instala ventanas de doble acristalamiento y carpintería en madera o aluminio con rotura de puente térmico. Puedes conseguir ahorros de hasta el 10% de energía y algunas Comunidades Autónomas subvencionan parte de la instalación. Además, obtendrás mayor tranquilidad por un menor ruido exterior.
  3. Aprovecha a ventilar la estancia durante la noche, cuando la temperatura ambiente ha disminuido.
  4. En las ventanas y terrazas exteriores, puedes instalar toldos y parasoles para disminuir la insolación en verano y evitar que alcance la superficie acristalada.
  5. La selección de colores claros para las paredes exteriores de tu vivienda contribuye a disminuir la temperatura debida a la radiación solar.
  6. Reorganizando adecuadamente los espacios interiores y el uso de cada estancia de la casa, puedes aumentar el confort en tu hogar aprovechando las zonas más frescas.
  7. Seleccionando las plantas y vegetación adecuadas y colocándolas en lugares estratégicos de tu vivienda, puedes conseguir mayor frescor en verano.
Equipos de refrigeración más eficientes
  1. Un ventilador consume mucha menos energía que un aire acondicionado o una bomba de calor y es mas barato: en muchas ocasiones puede ser la mejor opción.
  2. Revisa la programación del termostato para asegurarte de que el sistema de aire acondicionado no baje de los 25ºC. Reducir un 1ºC la temperatura implica un aumento del 7-8% del consumo de energía.
  3. Asegúrate de que tu equipo funciona correctamente mediante un mantenimiento periódico de filtros y conducciones.
  4. Mientras el aire acondicionado esté funcionando, cierra todas las puertas y ventanas para evitar pérdidas de energía.
  5. Instala los aparatos lejos de las fuentes de calor y evita que los aparatos externos reciban directamente los rayos del sol.

En caso de estar pensando en comprar un equipo de refrigeración, fíjate en su etiqueta energética donde se indica la clase de eficiencia energética (desde A, más alta, hasta G, más baja), el consumo anual de energía (en kWh/año), la potencia frigorífica (en kW), los coeficientes de eficiencia energética para frío (EER) o calor (COP) y el nivel de emisión de ruido (en dBA). El IDAE (Instituto de Diversificación y Ahorro de Energía) dispone de una base de datos online con una selección de los aparatos de aire acondicionado más eficientes.

10 Disparates Nacionales en el Sector Eléctrico

La reforma del sistema energético que prepara el Gobierno ha sacado a la luz grandes miserias, absurdos e incongruencias del mercado eléctrico español. Éstas son las cosas más surrealistas.

1) Esto es el España-Malta

Malta es un país europeo situado en el centro del Mediterráneo. Muchos españoles no saben dónde está. Sólo lo conocen por el histórico partido España-Malta de clasificación para la Eurocopa celebrado en 1983, en el que España clavó 12 goles, frente a 1 del rival. En electricidad, sin embargo, España y Malta parece que van empate. Se dice que ambos países, junto con Chipre, tienen los precios más altos de electricidad de Europa, según datos de Eurostat.

En una situación así, es difícil entender por qué en España el gran problema está en el denominado déficit de tarifa: el agujero que se crea porque las tarifas están por debajo de los costes. Unos culpan a las subvenciones a las renovables de sobrecargar los costes, otros a las subvenciones al carbón, otros a los supuestos beneficios extra que tienen las eléctricas

Lo peor no es que todos se tiren los trastos a la cabeza, sino la confusión que se crea con tanto ruido. Ya no se sabe de qué lado ponerse. Haciendo un alarde de conocimientos geográficos, algunos se han puesto a jalear que ¡España tiene los precios eléctricos más caros de Europa continental!.

El problema es que las estadísticas de Eurostat no incluyen impuestos. Y resulta que, en algunos países, los impuestos son más elevados que en España, porque es en la fiscalidad, y no en el coste de la energía, donde se cargan algunas subvenciones como las de las renovables.

2) ¿Qué mata más? ¿El recibo de la luz o el tabaco?

A las asociaciones de usuarios, y a los políticos, se les llena la boca con el argumento de que la luz está cara, para justificar que no suba. Y a juzgar por las estadísticas, eso puede parecer cierto en comparación con los precios de otros países europeos. Sin embargo, se da la paradoja de que el gasto medio que supone el recibo de la luz en la cesta de la compra de los españoles es más reducido que otras partidas, como por ejemplo el gasto en telefonía (un 1,2% frente a un 1,4%). Una familia media se gasta aproximadamente al día 1,7 euros en luz, bastante menos que los cuatro euros que ya cuesta un paquete de tabaco rubio. ¿De verdad es tan dañino el precio de la luz?

3) El camarote de los Marx

En el sistema eléctrico español pasa como en la famosa escena de los Hermanos Marx en la película Una noche en la Ópera. Ya no cabe ni un alfiler. Con el boom económico, igual que se han construido casas, aeropuertos, autovías, etcétera, de sobra, también se han construido infraestructuras energéticas que, ahora, con la crisis, y la caída de la demanda, no tienen cabida. Literalmente, unas y otras se dan codazos por entrar en el camarote. Sobre todo, se han construido muchos megavatios de energías renovables, y muchas infraestructuras de gas. Todos tienen que convivir con centrales que, como las de carbón, no se cierran porque si no 5.000 mineros se irían a la calle. Según cálculos de Red Eléctrica, con la capacidad de generación eléctrica existente en España en estos momentos, no haría falta construir ni un megavatio más hasta, por lo menos, 2016. Aún así, las renovables quieren seguir construyendo megavatios subvencionados. En gas pasa lo mismo. Las infraestructuras ahora están al 40% de su capacidad.

4) Vuelva Vd. mañana ¡pero sólo con la mitad de la factura!

El sector energético en España ha conseguido dejar como un cuento de niños el famoso artículo Vuelva Vd. mañana, en el que Mariano José de Larra criticaba ácidamente la burocracia y pereza administrativa. Para reclamar una factura eléctrica en España hay que acudir a dos sitios distintos. Literalmente, hay que partir la factura en dos, e ir a reclamar a un juzgado con una mitad (la de los costes de la energía) y a los servicios de protección del usuario de las Comunidades Autónomas con la otra mitad (la parte de los peajes).

5) Los usuarios ladran pero no muerden

Es cierto que para los usuarios es difícil reclamar a una eléctrica. Otras cosas, sin embargo, son más fáciles. Por ejemplo, cambiarse de compañía. Sin embargo, no lo hacen. El 90% de los contratos de luz sigue con el comercializador que pertenece al mismo grupo empresarial que el que tiene la distribución en esa zona. Es decir, están con la compañía de toda la vida.

6) ¿España es masoquista?

Solo desde un punto de vista metafísico se entiende que mientras los españoles estén intentando solucionar un problema en un sitio, estén creando justo el mismo problema en otro. El gran problema que quiere solucionar el Gobierno con la reforma eléctrica es el denominado déficit de tarifa (desfase entre lo que cuesta la electricidad, y lo que las eléctricas cobran por el servicio). En más de 10 años se ha generado un agujero de más de 21.000 millones. Pero mientras todo el foco está ahí, resulta que el sistema gasístico está generando el mismo problema. En 2011 ya acumuló más de 200 millones de desfase. Si este cáncer sigue, en 2016 ya tendrá un déficit de 2.479 millones, dice la Comisión de Energía.

A pesar del desconocimiento generalizado que en España supone el funcionamiento del sector eléctrico, resulta curioso que, de 477 respuestas que recibió la Comisión de Energía en su consulta pública para elaborar un informe de medidas a tomar en el sector eléctrico, 200 eran de particulares. Algunas eran tan curiosas como la que proponía nacionalizar todas las empresas.

7) Y tú que quieres ser de mayor: ¿minero o ecologista?

La realidad energética en España se ve de distinta manera si se vive (pongamos por caso) en la cuenca minera asturleonesa, o se es (también pongamos por caso) miembro de Greenpeace (ver nota 1). Mineros y ecologistas son hoy en día como el día y la noche. Lo más curioso es que, por decisiones políticas, se ha intentado hacerles convivir dentro del sistema eléctrico, con todas las incongruencias que eso conlleva. Durante el periodo 2005-2010 España dedicó 18.500 millones de euros en subvenciones a las energías renovables, bajo la bandera ecológica de la sostenibilidad del medio ambiente y la reducción de las emisiones de dióxido de carbono.

Y es cierto que, en ese periodo, las emisiones de CO2 se redujeron en la generación eléctrica en 116 millones de toneladas, de los que 71 millones corresponden al impacto directo de las energías renovables. Ahora bien, la paradoja es que con la normativa de 2009, de apoyo al carbón nacional, que está suponiendo más de 400 millones de euros en subvenciones para quemar carbón español en las centrales eléctricas, se ha neutralizado la mitad de las reducciones conseguidas por las energías renovables. España supone en la actualidad un 1% de las emisiones de CO2 mundiales. Mientras España es más ecologista que nadie, las emisiones mundiales han crecido en un 15% en este mismo periodo.

(nota 1) En este artículo, el término ecologista se usa en su versión actual, es decir, la de aquella persona que lucha contra el cambio climático y apoya a las energías renovables, entre otras cosas, y no en su versión de hace unos años. Cuando empezaron a ponerse las primeras instalaciones eólicas, gran parte del ecologismo nacional renegaba de los molinillos porque tenían un gran impacto medioambiental en los montes, y porque con el movimiento de sus aspas (palas) mataban centenares de aves protegidas.

8) ¿Quién me ha robado mi queso?

Todos los agentes del sector saben que la reforma energética que prepara el Gobierno supondrá recortes. Nadie quiere perder su queso. Se acusan mutuamente de ser los más comilones. Las notas de prensa de los últimos días lanzadas por unos y por otros son una muestra inmejorable de hasta qué punto son posturas irreconciliables.

La patronal de las empresas termosolares acusa al informe de la Comisión de Energía de haber asumido las tesis de Unesa, la patronal de las grandes eléctricas. Protermosolar dice que no puede señalarse a las centrales termosolares como la causa del déficit tarifario cuando no había una sola central termosolar en funcionamiento en la fecha de inicio del mismo, y además, no puede reclamarse a quien no ha sido causante del problema (las centrales termosolares) que asuman, casi en solitario, gran parte de su solución.

Unesa, por su parte, dice que la CNE, en temas de reducción de subvenciones a las renovables solo plantea medidas cosméticas y en concreto, comenta que las tecnologías termosolares, una de las grandes dificultades para la solución del problema, sean las menos afectadas por las propuestas. ¿Quién dice la verdad?

Quizás el problema es que todos entienden que el queso es suyo y deberían empezar a pensar que nadie tiene el monopolio de los lácteos.

9) Yo soy el problema, y también la solución

España ha tenido, a lo largo de su historia, el envidiable don de crear políticos capaces de aportar soluciones ¡a problemas que ellos mismos generaron! Los hay de todos los colores, tanto del PP, como del PSOE. El PP se arroga ahora la capacidad de acometer una legislatura reformista, en todo tipo de asuntos, entre ellos, la energía. Uno de los problemas que dice que va a solucionar es el déficit de tarifa, un concepto que fue el propio PP el que inventó cuando gobernaba España en el año 2000. Ahí empezaron a descuadrarse las cuentas del sistema eléctrico.

El PP lo permitió normativamente para evitar subir la luz. El PSOE le puede echar en cara esto al PP. Ahora bien, más le vale callarse. Parte de los costes del sistema eléctrico son los pagos que se siguen haciendo a las eléctricas en compensación por la moratoria nuclear decretada en 1983 por Felipe González, ahora miembro del consejo de administración de una eléctrica, y defensor público de la energía nuclear.

10) Un pan como unas tortas

A mediados de 2009, el Gobierno (entonces del PSOE), alardeó de que daba un importantísimo paso en la liberalización del sector. Se presuponía que a partir de ahí, el mercado iba a entrar en una vorágine de ofertas para los consumidores. Se van a cumplir casi tres años, y el resultado es escaso. En los registros de la Comisión de Energía hay inscritos 204 comercializadores de electricidad, pero de éstos, solo 105 están activos. Y de éstos, solo una decena tienen distintas ofertas para los consumidores domésticos.

Aunque parezca una idiotez, el mayor problema para la competencia en el sector eléctrico es la propia electricidad. La electricidad es un producto indiferenciado, la proporcione quien la proporcione. La única baza para hacer ofertas es competir en precio (algo difícil porque no hay márgenes suficientes), o con servicios añadidos o diferenciados (algo complejo para los grupos eléctricos, que tendrían que abordar una profunda reconversión comercial). Al final, todo es un poco como la pescadilla que se muerde la cola. No hay margen para hacer ofertas, hay pocas ofertas; no hay ofertas, hay poco cambio de suministrador; hay poco cambio de suministrador, hay menos ofertas; etc, etc.

De los 27 millones de contratos que existen en España, la CNE calcula que en 2010 se alcanzó un 7% de switching, es decir, de cambio de compañía. Ahora bien, en el caso de contratos domésticos, esa tasa es de apenas el 6,7%. Y de este porcentaje, dos tercios es un switching realizado desde el comercializador que tenía la compañía propietaria de las redes en esa zona, al nuevo comercializador de esa compañía para operar en libre mercado.


Procedimiento para realizar una aditoría energética

Consiste en la recolección de datos sobre el suministro y consumo de todas las formas de energía con el propósito de evaluar las posibilidades de ahorro de energía y la cuantificación de las mismas, así como para determinar la conveniencia de la oportunidad económica de ejecutarlas.

“Ahorrar la mayor cantidad de energía al menor costo”

Paso 1.- Recolección de información básica e inventario general de las instalaciones.
  • Identificación del proceso productivo y/o áreas principales.
  • Identificación de las fuentes de energía.
  • Identificación de los consumidores de energía, capacidad instalada y horas de operación.
  • Información histórica de las facturas de los suministradores de energía

Paso 2.- Elaborar balances de energía, con el objeto de conocer la distribución de energía en las diferentes fases del proceso productivo y/o áreas, es decir la caracterización de carga.
  • Toma de datos.
  • Registros y mediciones puntuales.
  • Las diferentes formas de energía que entran o salen del sistema deben estar referidas a un mismo período de tiempo y expresadas en las mismas unidades.
  • Los balances deben regirse por el principio de que la energía que se aporta al sistema es idéntica a la que éste cede.

Paso 3.- Determinar la incidencia del consumo de energía de cada equipo o grupo de equipos en el consumo de energía total y por lo tanto en el costo total.

Paso 4.- Obtener índices de consumo de energía los cuales pueden ser usados para determinar la eficiencia energética de las operaciones, y consecuen-temente, el potencial de ahorro de energía. Indices típicos:
  • Consumo específico de energía
  • Factor de carga.

Paso 5.- Determinar los potenciales de ahorro de energía por equipos, áreas o centros de costos, mediante una evaluación técnica detallada en los diferentes campos, como:
  • Sistemas eléctricos: evaluación de la transformación y distribución, cargas eléctricas, sistema tarifario, generación propia.
  • Sistemas mecánicos: evaluación de sistemas de aire comprimido, sistemas de bombeo, sistemas de manejo de aire, manejo de materiales sólidos.
  • Sistemas térmicos: generación de vapor, sistemas de recuperación de calor residual, redes de distribución de fluídos térmicos, sistemas de refrigeración y aire acondicionado, hornos industriales, sistemas de quemadores, etc.

Paso 6.- Identificar las medidas apropiadas de ahorro de energía.

Paso 7.- Evaluación de los ahorros de energía en términos de costos. Se lleva a cabo una evaluación económica que permite realizar un análisis en función de los desembolsos requeridos para poner en práctica las recomendaciones de la auditoría.


Luego de la Auditoría Energética teniendo como base las conclusiones y recomendaciones de la misma, se ejecutará un Plan de Acción. Estos resultados deben ser conocidos por todo el personal de la empresa porque de esa manera comienza a crearse un buen ambiente de motivación y concientización.


martes, 20 de marzo de 2012

La Subida Imposible de la Electricidad en al Marco de Europa



El cuadro mostrado en la parte superior, es suficientemente impactante, para no necesitar muchas explicaciones sobre el comportamiento anómalo de los precios de la energía eléctrica en España en comparación con sus homónimos Europeos.

Destaca el comportamiento estable, durante el periodo de cinco años mostrado, de los mercados: francés y alemán que solamente han experimentado un crecimiento total del 10% y del 3% respectivamente durante el periodo 2006/2011; con oscilaciones entre el -1% y el +5% en el caso Francés y entre el -9% y el +8% en el caso Alemán.

El mercado Inglés sufre variaciones significativas los años 2007 y 2008, 29% y 11% respectivamente, para posteriormente estabilizarse durante el resto del periodo, oscilando entre
-6% y el +3%.

Los precios, en el mercado Español, son los únicos que presentan un incremento anual durante los cinco años y de una fuerte intensidad, +6%; +12%; +15%; +10% y +13% respectivamente, que ha representado una subida acumulada del 70% , en Alemania fue del 3%, en Francia del 10% y en el Reino Unido del 40%.

Ante la situación anterior, cualquier incremento del precio durante el año 2012 sería de difícil justificación cara a los consumidores residenciales, el comportamiento no tendría ninguna comparación con los países de nuestro entorno y conseguiría hacer un nuevo trasvase de renta de las familias españolas hacia los beneficiarios de una situación no concordante con los cuatro primeros países de Europa.

Unesa, ante la situación mostrada, considera que se debe de incrementar, durante el año 2012, las tarifas de peaje en proporciones muy significativas, es de difícil comprensión como se puede justificar esta petición si tenemos presente la evolución de los precios en España y su total desacoplo con nuestro entorno.
Si nada se hace, es decir, si no se toma ninguna decisión de calado, antes de que finalice el mes de marzo, nos volveremos a encontrar con una nueva subasta Cesur, subasta que ha sido cuestionada reiteradamente, y a una decisión política con relación a las tarifas de acceso, con la problemática que ya no se puede compensar unas con otra, por sentencia del tribunal supremo a favor de las eléctricas que denunciaron tal práctica y el Supremo les dio la razón.

En resumen, volveremos a la misma situación que hemos atravesado durante los últimos cinco años que nos mostraba el cuadro superior y todo ello justificable, para algunos, por la existencia del déficit tarifario, éste invento se ha convertido en un arma de destrucción masiva, a tenor de su potencia, su permanencia y su uso por algunos para justificar lo que a todas luces es injustificable, al menos para los que tienen que hacer frente a tamaño atropello que no son otros que los consumidores que en este caso practicamente coincide con toda la sociedad civil.

Articulo escrito por el Ingeniero Industrial Javier Sierra Marco en su blog Servicios Energéticos.

viernes, 16 de marzo de 2012

La energía que se derrocha en una casa en un año serviría para ver hasta 10000 horas de Televisión

  • Casi sin darnos cuenta, un 10% del consumo en una vivienda se desperdicia’.
  • Apagar todas las luces antes de acostarse, cubrir rendijas, usar la lavadora y el lavavajillas a plena carga, pequeñas medidas que evitan un 40% de esas ‘fugas’.
  • ‘Los aparatos en ‘stand by’ están detrás de más del 5% de la factura eléctrica’.
  • La etiqueta del frigorífico, el electrodoméstico que más luz ‘come’, clave.

La energía que malgastan tan sólo 10 hogares en un año serviría para ver más de 100.000 horas (para 416 días) de televisión, poner más de 5.000 veces la lavadora a plena carga o utilizar el frigorífico durante 15 años. Argumentos que hacen que valga la pena un pequeño esfuerzo en nuestra vida cotidiana para lograr un importante ahorro energético y económico, según ha indicado la Agencia Andaluza de la Energía.

La Agencia ha recordado en una nota, con motivo del Día de la Eficiencia Energética, que la eficiencia energética, junto a las energías renovables, constituye un “factor clave” en la consolidación del modelo energético sostenible impulsado por la Junta de Andalucía siguiendo la estrategia europea ’20-20-20′, que incluye una reducción del consumo energético del 20% en el marco comunitario para el año 2020.

La Agencia indica que “casi sin darnos cuenta, un 10% de la energía que se consume en casa se derrocha, lo que supone una pérdida aproximada de 400 millones de euros al año sólo en los hogares andaluces”. Advierte de que “apagar todas las luces antes de acostarse, cubrir las rendijas para impedir la fuga de energía, usar la lavadora y el lavavajillas a plena carga, o utilizar elementos de sombreado para evitar el calor (toldos, persianas, porches) son pequeñas medidas con las queevitaremos hasta un 40% de esas pérdidas de energía“.

‘Es posible ahorrar hasta 600 euros al año incorporando equipos de alta eficiencia’

El organismo indica que “en casa es posible ahorrar hasta 600 euros al año incorporando equipos de alta eficiencia energética cuando tengamos que renovar algún electrodoméstico y adoptando medidas sencillas que en muchos casos no suponen un coste extra”. Asimismo, considera que “se debe procurar encender las luces sólo cuando sea necesario” y además cree que “lo ideal es que las bombillas sean de bajo consumo, ya que gastan hasta un 80 por ciento menos que una bombilla incandescente”.

En lo que respecta a la climatización de las viviendas, usar un aire acondicionado tipo ‘Inverter de clase A’ “es una buena idea”, pero cree que “de nada sirve tener un aparato eficiente si no se pone a la temperatura adecuada”. Por ello, apunta que “situar el termostato, ahora que estamos en invierno, a 20 grados, es más que suficiente, recordando que por cada grado de más que pongamos, aumentamos el consumo energético aproximadamente un 8%”.

Considera que “cuando no vayamos a utilizar el ordenador durante períodos cortos podemos apagar solamente la pantalla, con lo que ahorraremos energía”y agrega que “si se prevén ausencias superiores a 30 minutos, es preferible apagarlos completamente, sin olvidar que el salvapantallas que menos energía consume es el de color negro“.

Agrega que “los aparatos en ‘stand by’, los que se dejan con el piloto rojo encendido, gastan más del 5% de la energía eléctrica que se consume en casa”.

Es necesario un aislamiento adecuado y debemos comprobar 
que las gomas de las puertas están en buenas condiciones’

En la cocina, la Agencia Andaluza de la Energía recuerda que “cada que vez que se abre y cierra la puerta delfrigorífico se pierde energía”, por lo que considera que “es necesario un aislamiento adecuado y debemos comprobar que las gomas de las puertas están en buenas condiciones y que hacen un buen cierre”.

Asimismo, recuerda que el frigorífico “es el electrodoméstico que más consume porque permanece encendido 24 horas”. “Por eso, es muy importante fijarse en su etiqueta energética y elegirlo de clase A o superior cuando se vaya a comprar uno nuevo, la misma clasificación que deberían tener todos los electrodomésticos de casa”, indica.

“Un frigorífico de clase A++ consume en 15 años el equivalente a 503 euros frente a uno de clase G que consume 2.094 euros, mientras que en el caso de la lavadora, una de clase A gasta en 10 años 426 euros en electricidad mientras que una de clase G nos supondría un coste de 836 euros”, ha agregado.

Fuente: elmundo.es


Gasta menos energía prestando atención a cinco pequeños detalles


El ahorro energético en el hogar es uno de los pilares sobre los que podemos basar nuestro ahorro personal. Muchas veces, incluso sin darnos cuenta, consumimos más energía de la que realmente necesitamos. Pudiendo evitar el gasto energético y, por extensión, el importe que nos cobran las compañía eléctrica por ello, merece la pena prestarle atención a unos cuantos pequeños detalles que nos ayudarán a ahorrar energía y a gastar menos en nuestra factura cada mes.

En este blog ya hemos hablado sobre ahorro en la factura eléctrica y en esta entrada vamos a dar una vuelta de tuerca más para poder seguir optimizando nuestra factura. Ya sabemos que el ahorro nunca descasa.

Vigila los pequeños aparatos enchufados permanentemente a la red eléctrica

Un cargador de móvil, cuando no está el teléfono conectado, consume energía. Poca, pero consume. La televisión, reproductores de vídeo, ordenadores y otros aparatos electrónicos que tienen la opción de ponerlos en “modo de espera”, normalmente apagando con el mando a distancia. Cuando se dejan en ese estado de reposo, siguen consumiendo una cantidad mínima de energía. Si sumamos la de todos los aparatos presentes en nuestro hogar u oficina y calculamos el acumulado a lo largo del tiempo, puede llegar a suponer una cantidad de dinero considerable.

Enchufar y desenchufar cada vez que usamos uno de estos aparatos puede que no sea una tarea muy cómoda pero podemos optar por otra solución muy sencilla: usar una regleta con interruptor, de tal manera que cortamos la corriente cuando no estamos usando ninguno de los aparatos.

Ya puestos a poner una regleta, podemos optar por una que tenga un sistema de protección contra variaciones de la tensión, es decir, contra picos o caídas del voltaje de la corriente, los cuales pueden dañar nuestros aparatos. Normalmente, esto sucede cuando hay una tormenta eléctrica.

Ilumina tu casa pensando en el largo plazo

Las bombillas de bajo consumo fluorescentes y las de tipo LED pueden resultar más caras a la hora de comprarlas pero, a la larga, compensa optar por ellas por su menor consumo de energía a lo largo de su vida útil. Si se compara un faro halógeno con uno de tipo LED, la cantidad de energía consumida es mucho menor en las de bajo consumo y en las LED.

Con una bombilla de bajo consumo de 20 Wattios, se puede obtener un rendimiento similar al de una bombilla tradicional de filamento de 100 Wattios (puedes encontrar más información sobre la materia eneste documento en PDF). Esto viene equivaliendo a 5 veces más potencia consumida por una bombilla tradicional.

La solución que podemos aplicar es comprar bombillas de bajo consumo o LED, aunque nos suponga un pequeño esfuerzo el cambio de instalación o comprar una lámpara algo más cara que las tradicionales, gracias al bajo consumo y a su mayor duración, nuestra factura eléctrica bajará y podremos amortizar esa pequeña inversión inicial necesaria.

Apaga los grandes electrodomésticos cuando no los vayas a usar

A veces compensa apagar algunos aparatos en determinados momentos. Cuando nos vamos de vacaciones o pasamos un fin de semana fuera de casa, podemos cortar la corriente y evitar un gastos innecesarios. Por ejemplo, un termo de agua caliente consume energía permanentemente, tanto para calentar el agua como para mantenerla a la temperatura indicada a lo largo del tiempo. Si nos vamos el viernes de viaje y regresamos el domingo, si apagamos el termo, podemos ahorrar en torno al 10% de la energía consumida por él durante un mes (3 días sobre 30 en total a lo largo del mes).

La nevera y el congelador son electrodomésticos con los que hay que tener cuidado, ya que si lo apagamos con comida dentro, ésta se estropeará y el intento de ahorro de energía acabará por provocar un desastre no deseado. Para estos casos, si nos vamos a ausentar durante una temporada en la que compense apagarlos, podemos optar por vaciarlos antes de salir de viaje.

Configura los equipos y electrodomésticos para un consumo inteligente

El ordenador, algunos televisores, otros equipos electrónicos y electrodomésticos, se pueden configurar para que realicen un consumo inteligente de energía. Ya hemos hablado de cuales son loselectrodomésticos que permiten ahorrar dinero y toca recordar que no sólo es cuestión de comprarlos, sino de configurarlos adecuadamente.

Por ejemplo, en el ordenador podemos configurar el sistema operativo para que bajar el brillo o desconectar la pantalla y el disco duro automáticamente cuando detecte que no estamos haciendo nada con él. También podemos indicarle que ponga el procesador a media carga cuando no vamos a necesitar todas las prestaciones necesarias. Esto es equivalente a apagar el motor del coche en los semáforos o a no usar toda la potencia del motor cuando nos movemos por ciudad.

Si eres de los que tiene televisión en el dormitorio, puedes usar la opción para programarla para que se apague automáticamente a una hora determinada. Así evitarás quedarte dormido con la televisión encendida toda la noche.

Revisa tu factura eléctrica periódicamente y comprueba los resultados

Si revisas tu factura eléctrica periódicamente, podrás comprobar los resultados que vas obteniendo mes a mes. Además de ser consciente de la evolución del importe total en cada período, este seguimiento te permitirá motivarte para seguir ahorrando, cuestión clave en el ahorro a largo plazo.

Otra ventaja de no dejar pasar las facturas por alto, es que una revisión constante permite detectar anomalías. Por ejemplo, podríamos detectar un aparato que se avería y empieza a consumir mucho más de lo normal o un uso inadecuado de la tarifa eléctrica con hora valle y pico. Se nos puede colar un mes, pero si revisamos la factura con regularidad, sufriremos un menor impacto en nuestro bolsillo.

Fuente: ingdirect

Apriete el cinturón a su edificio


  • El 60% del gasto de un bloque corresponde a la electricidad y el combustible
  • La iluminación eficiente (led) y las calderas de biomasa reducen la factura
  • ‘Los propietarios de la renovación de instalaciones como un gasto innecesario’
  • Los administradores de fincas, pieza clave para la conversión de los inmuebles

Con la crisis en auge, cualquier euro cuenta y un edificio es todo un filón de ahorro para la comunidad de propietarios. Sobre todo, desde el punto de vista energético -detrás del 60% de los gastos totales de un inmueble (consejería y vigilancia no incluidas) están la electricidad y el combustible-. Según Manuela Julia Martínez, ex vocal del Colegio de Administradores de Fincas de Madrid, basta con aplicar unas sencillas técnicas para reducir este elevado porcentaje y ahorrar significativamente en la factura energética.

Martínez aboga por ‘apretar el cinturón’ del consumo energético a los bloques de viviendas, principalmente, por dos vías: a través de combustibles alternativos y a través de una iluminación eficiente. En primer lugar, en su opinión, “debería pasarse página al gas, gasóleo y fueloil en calderas comunitarias e impulsar el uso de la biomasa”; y, en segundo lugar, “apostar por lámparas de led”. “Ya hay varias empresas que financian la sustitución de las bombillas tradicionales por luces led a cargo del ahorro que se consigue con estas últimas”, recuerda Martínez.

La candidata a la Presidencia del Colegio de Administradores de Fincas de Madrid el próximo 15 de marzo justifica sus medidas con números. “El poder calorífico de un litro de gasóleo, que cuesta 90 céntimos, es el mismo que aportan 2,2 kg. de biomasa, cuyo precio es de 40 céntimos”, afirma. En cuanto a la electricidad, Martínez señala que una lámpara ledconsume 10 veces menos que una incandescente y tiene una vida útil muy superior. Además, aboga por la instalación de sensores de movimiento en las zonas comunes, que implementan aún más este ahorro de electricidad.

Para plasmar estas iniciativas, Martínez destaca el papel del administrador de fincas para “asesorar, promover e informar”. “El administrador, al estudiar las cuentas de la finca, detecta los gastos y propone las medidas a la junta directiva, que es el órgano que tiene que aplicarlas. En caso de recibir el visto bueno de los propietarios, el administrador es el responsable de llevar a buen término lo acordado”, apunta.

‘Los propietarios están acostumbrados a cuotas mensuales
 y rechazan todo lo que suponga un aumento’

Esta administradora de fincas reconoce que la principal traba que existe a la hora de poner en marcha estas medidas de ahorro energético es “el desembolso económico”. “La gente aún no está suficientemente concienciada y ve estos cambios como un gasto innecesario. Los propietarios están acostumbrados a unas cuotas mensuales y todo lo que suponga un incremento provoca un rechazo inicial. Los administradores estamos trabajando para cambiar esta mentalidad”, explica.

Para Martínez, la clave está en hacer ver a los dueños de los pisos que las inversiones que realizan “se traducen en ahorro de por vida” y que el periodo de retorno de este desembolso “es de entre dos y cuatro años”. Pone de ejemplo la transformación de una caldera de gas o de gasoil en una de biomasa. “El coste de esta instalación en un bloque de 47 vecinos -gasto anual de 42.000 euros anuales- ronda los 20.000 o 22.000 euros, por lo que la inversión se amortizaría en un año aproximadamente”.

Las administraciones públicas ofrecen líneas de ayudas
 para financiar proyectos de eficiencia energética

Esta profesional va incluso más allá. “Hay posibilidad de acceder a estas instalaciones sin gastar nada o una mínima parte”. Apunta que las administraciones públicas ofrecen diferentes líneas de ayudas para financiar proyectos de eficiencia energética. Una tramitación que suelen realizar también los administradores de fincas. En este sentido, por ejemplo, en la región de Madrid indica que de los 100 euros que vale un detector de presencia, 60 están subvencionados por la comunidad.

Además del ahorro energético y económico que suponen estas actuaciones, Martínez dice que responden a las directivas europeas. “Se tiende hacia la creación ya no de edificios de consumo muy bajo, sino de consumo cero, autosuficientes. La tecnología para alcanzar esta meta existe y ya sólo falta comprometerse”. Martínez prevé que en un futuro próximo este aspecto repercuta de manera importante en el precio del inmueble. Ve en esta eficiencia un valor añadido casi obligatorio ya que las Inspecciones Técnicas de Edificios (ITE) reflejarán obligatoriamente la calificación energética de los edificios en su informe.

Fuente: El Mundo

¿Quieres saber por qué te suben el recibo de la luz?

Hace 15 años, cuando España necesitaba converger con Europa, el entonces ministro de Economía, Rodrigo Rato, liberalizó el mercado eléctrico y pidió a las compañías eléctricas españolas un ejercicio de patriotismo, que pasaba por limitar el precio de la luz.

Con este pacto, el Gobierno consiguió contener la por entonces tan temida inflación (el mal endémico de la peseta), pero a cambio de crear un agujero que prometió saldar con las compañías en el futuro. ¿Por qué? Porque desde entonces la electricidad se ha vendido a un precio inferior al que las compañías dicen que les cuesta producirlo.

Más de una década después, lejos de haberse saldado esta deuda, se ha ido engordando, hasta alcanzar la escalofriante cifra de 23.000 millones de euros. Una deuda que técnicamente se conoce como déficit de tarifa y, como nos recuerda Bruselas cada domingo, España no está para más déficits.

Alguien tiene pagar ahora los platos rotos del pasado. ¿Y quién es ese alguien? Sin lugar a dudas, los consumidores. Particulares, autónomos, pymes y grandes empresas. Todos vamos a sufrir subidas del precio de la luz para compensar los excesos del pasado.

Pero, ¿cómo se ha generado esta enorme bola de déficit? Por varios motivos. Aunque, para comprenderlos, hay que remontarse hasta 1997, cuando se liberalizó el mercado eléctrico.

Hasta entonces, el Gobierno fijaba las tarifas eléctricas y, a partir de ese año, éstas pasaron a decidirse en subastas diarias, conocidas como pool. Así, cada día, entran en este mercado, una a una, todas las fuentes eléctricas que tiene el país.

Primero van las nucleares, las renovables y la cogeración, porque lo hacen a coste cero; y a partir de aquí empieza a entrar el resto en función de su coste, desde las más baratas hasta las más caras: gran hidráulica, carbón importado, gas... y así hasta llegar al fuel, que es el más caro.

¿Cuál es el resultado?, que el precio se fija en función de la energía más cara, y a partir de ese precio se retribuye a todas las demás fuentes por igual, lo que genera la primera distorsión del sistema.

La segunda es decir que la nuclear o las renovables tienen coste cero. Todo tiene un coste, y según de qué energía se trate, se cobra con creces.

Las nucleares es cierto que están amortizadas y no necesitan una materia prima como el carbón o el petróleo para generar electricidad, lo que las hace más baratas. Pero tienen unos costes de mantenimiento y personal. ¿Tan elevados como el dinero que reciben con el pool? No.

Estas instalaciones son actualmente muy rentables, al estar amortizadas (algunas de ellas tras haber sido rescatadas en el pasado con dinero público), con lo que el modelo del pool le hace ganar mucho dinero.

Esta privilegiada situación de las nucleares explica por qué ningún Gobierno se atreve realmente a cerrarlas (hoy por hoy sería un desastre económico que dispararía el precio de la luz) y que Industria esté pensando en imponerles ahora una tasa que compense parte del déficit.

Las renovables tampoco tienen coste cero, como demuestran las subvenciones que desde su nacimiento les ha pagado el Estado, interesado en desarrollar energías alternativas y limpias, como pide Europa.

El problema es que esta buena iniciativa, como suele ocurrir cuando hay mucho dinero público a repartir y poco control, se convirtió en una burbuja.

Y aquí radica gran parte del problema, porque durante años se ha subvencionado en exceso a esta industria, lo que ha generado un efecto llamada y ha terminado dando lugar a muchas más instalaciones de las necesarias, que el Estado subvencionaba con un dinero que seguía engordando el déficit.

Para corregirlo, el Ejecutivo ha decidido echar el cierre a cualquier nueva instalación de este tipo durante los próximos años, lo que ayudará a no generar más déficit, cierto, pero pone en juego el desarrollo de una industria actualmente puntera internacionalmente.

Esta medida ha sido aplaudida por las eléctricas tradicionales, que acusan a las renovables de ser el foco del problema, aunque todas ellas desarrollaron sus propias filiales de energías alternativas, atraídas por estas ayudas, que siguen recibiendo.

Además, este cambio de las reglas de juego a mitad del partido ha llevado a España ante los tribunales internacionales, porque los inversores extranjeros que vinieron aquí con miles de millones, atraídos por el calor de las energías renovables y sus jugosas subvenciones, se ven ahora atrapados en una absoluta falta de seguridad jurídica.

Otro problema es que el Estado, en vez de asumir los costes que le corresponden, como el relacionado con lo que cuesta llevar la luz a las islas, lo traslada a la factura de todos los ciudadanos...y su disparado déficit actual no parece estar capacitado para cargar con más agujeros.

Y en medio de todos estos errores, están las malas previsiones que se hicieron, lo que llevó a las eléctricas a realizar millonarias inversiones en nuevas fuentes, como la cogeneración, que ahora muchas veces queda fuera del pool, lo que les obliga a estar paradas... y a sus dueñas, a perder dinero.

La mala gestión del pasado hace que ahora España, lastrada por la crisis económica, tenga unos consumos eléctricos muy inferiores a los previstos en el pasado, cuando la burbuja inmobiliaria hizo creer que no había luz suficiente para iluminar todos los pisos que iban a construirse en España, entre otros errores.

jueves, 15 de marzo de 2012

El aumento de la Tarifa eléctrica que impone el Supremo supera el 17%


La refacturación de los peajes eléctricos que impone el Supremo a Industria con efectos del 1 de enero y afecta a los 29 millones de consumidores supone, según cálculos de las eléctricas, una subida de los mismos de hasta el 35%. Para los clientes con tarifa de último recurso, en la que los peajes suponen la mitad, sería de más de un 17%.

Las medidas cautelares que el Tribunal Supremo ha aceptado a petición de Iberdrola y Endesa (Gas Natural Fenosa está pendiente de las suyas) en el contexto de los recursos que respectivamente presentaron en febrero contra la orden ministerial de los peajes de acceso del primer trimestre, han caído como una losa en el Ministerio de Industria. El departamento que dirige José Manuel Soria está haciendo sus cuentas para aplicar el fallo del alto tribunal que, según calculan las empresas, supondrá una subida retroactiva de los peajes de hasta el 35%. Los peajes son la parte regulada de la factura de la luz (la otra parte es el coste de la electricidad) y supone aproximadamente un 50% de la factura final, la subida para los consumidores domésticos sería de más del 17%, teniendo en cuenta ese cálculo.

Según el auto sobre las cautelares de Endesa, que adelantó ayer CincoDías, el ministerio debe aprobar, previo informe de la Comisión Nacional de Energía (CNE), una nueva orden ministerial en la que incluya de forma adecuada los costes que establece la ley (al menos, un desfase de 904 millones de euros y la parte correspondiente del extradéficit previsto para este año). Aun con todo, el porcentaje es solo una estimación de las empresas, que han solicitado al Supremo una aclaración respecto a las partidas a incluir en la nueva orden ministerial. Los peajes son la parte regulada de la factura de la luz, que pondera sobre el total aproximadamente un 50%.

Para una de las eléctricas denunciantes, se trata de un auto "novedoso" y para su aplicación "será necesario legislar". En cualquier caso, las cautelares ni son recurribles ni el Ministerio de Industria puede eludirlas. Según fuentes oficiales, un equipo formado por técnicos de la Secretaría de Estado de Energía y abogados del Estado esta estudiando en detalle el auto del Supremo para analizar su contenido de cara a resolver el asunto.
El auto llega en el peor momento para el ministro Soria, que preparaba una subida moderada para el segundo trimestre del año. Ahora tiene dos opciones: o volver a revisar los peajes en abril (las revisiones trimestrales son voluntarias, pero, de aprobarse, deben recoger todos los costes) o limitarse a la revisión extra de enero que le exige el Supremo. Aun con todo, el precio de la energía de la factura eléctrica del próximo trimestre, que se determinará en la subasta Cesur del día 22, debe llevarse al recibo obligatoriamente a partir de del 1 de abril.

De las partidas que reclamaban las empresas, el Supremo ha admitido dos: el desajuste temporal de las liquidaciones de las actividades reguladas del año 2011 (904 millones) y otro costes relativos a los extradéficits (el legal es el que no se cobra de golpe a los consumidores, sino que se puede titulizar y se cobra de forma aplazada) y que se prevén para este año.

Aunque el Supremo exige que Industria apruebe "de inmediato" la orden ministerial que corrija los desfases que no se corrigieron en enero, se desconoce cuándo lo hará. Además, debe pasar por la ventanilla de la CNE.

Trucos para no subir

Para evitar aplicar la subida de los peajes eléctricos que impone el Supremo el Gobierno puede hacer un doble tirabuzón legal cambiando los techos máximos de déficit de tarifa del año pasado y el presente.

De hecho, desde 2009, en que se fijaron por ley dichos límites hasta 2013, no se han cumplido ningún año, pues el Gobierno siempre ha aprovechado la tramitación de leyes para ir subiéndolos.

Rajoy: "El Gobierno no se asusta de ningún lobby"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, advirtió ayer que su Ejecutivo "no se asusta fácilmente de los lobbies", en referencia a las presiones de las eléctricas ante la reforma del sistema eléctrico que está preparando, informa Efe. Rajoy respondió así a IU-ICV en el pleno del Congreso en el que se debatió sobre los resultados del últimos Consejo Europeo, después de que el diputado Joan Coscubiela le haya reprochado su postura ante la directiva europea de eficiencia energética y lo haya relacionado con posibles presiones de las grandes compañías eléctricas.

"A mí lo de los lobbies me parece muy bien pero a estas alturas de la vida presido un Gobierno que no nos asustamos fácilmente por las presiones, ni de lobbies ni de no lobbies, solo estamos al interés general de los ciudadanos", ha dicho el presidente del Gobierno. Al respecto, Coscubiela llamó la atención sobre que tales colectivos "antes no existían y ahora resulta que existen pero aguantan muy bien la presión". También al portavoz de Amaiur en el Congreso, Rafael Larreina, dijo a Rajoy que las reformas de su Gobierno se hacen "en beneficio del interés general, y unas veces afectan a las eléctricas, otras a los bancos y otras a la CEOE o a las organizaciones sindicales". De esta manera, le pidió que "no teman las presiones" porque él "las lleva bastante mal", y tan solo intenta "gobernar con equilibrio y siendo justos".

Desde la publicación del informe de la Comisión de la Energía (CNE) el pasado viernes sobre cómo acabar con el déficit, la distintas asociaciones de subsectores energéticos -distribuidoras, renovables, carbón, gas, etc.- han arremetido contra un dictamen que no es vinculante, en la medida en que lesiona los intereses de cada uno de ellos.